Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

lunes, 16 de enero de 2017

Las monedas sociales, complementarias, alternativas

Queridos lectores, hoy les ofrecemos un artículo de Francisco Ortega Martínez, un reformador (tiene hoy en día más caché la palabra emprendedor) social, que nos habla de las monedas sociales y complementarias, y en concreto de la que ha creado él, de extraordinario interés, por su énfasis en las valoraciones morales, un aspecto que no tenemos en cuenta a la hora de nuestras decisiones económicas,  aunque más nos valdría hacerlo para mejorar nuestra sociedad, y esto es lo que nos permite potenciar esta herramienta, según nos cuenta su creador.

Desde Autonomía y Bienvivir hemos apoyado las monedas sociales y complementarias, como instrumento para potenciar la economía y la autonomía local, pero Francisco nos invita a explorar nuevas potencialidades que van más allá de esto. Escuchémosle:




Sus formatos son biodiversos. Cartones, papeles, apuntes en una libreta, números en tus pantallas desde un navegador o desde una aplicación propia. [ Social Coin ¡incorpora una semilla! ] Asombra de cuántas maneras podríamos pagar algo sin monedas oficiales estatales. Con favores, con tiempo, con vales. Hay vida más allá del euro, dólar y yuan. En las tarjetas de puntos de compañías aéreas o cupones de tiendas, en los cajeros automáticos de bitcóins, la cito aunque no es propiamente social. De toda esta biodiversidad, algunas desaparecerán, se venderán como rarezas en la Plaza Mayor. Otras cundirán. No todas pueden adjetivarse como sociales porque parecen egoístas y anónimas; muchas son electrónicas, otras son apuntes de libreta, piezas de cartón o plástico; algunas gozan de apoyos institucionales, o no. Hay cosas que no son cabalmente monedas sino vehículos de crédito mutuo. Las hay para sociedades no pobres, como el Wir suizo. Otras en sociedades no ricas, como ciertas experiencias de Indonesia, Brasil o Argentina. O bien son proyectos o bien ya se usan. Aquí van buenos enlaces para aprender más:

Una hora, documental trabajado y completo.


Miguel Yasuyuki Hirota: Monedas sociales y complementarias.




La perplejidad de Positive Money.

Cuidado con las palabras abstractas y no siempre concisas al explicarnos, con los false friends o las clamorosas omisiones. Pasa que la cantidad total de dinero del que se habla en en planeta Tierra, dinero comprometido, apuntado en deudas, en contratos o cuentas de ahorro es mucho mayor que la cantidad de monedas y billetes muy reales que hay en el planeta. Y las dos juntas, aún mayores que la cantidad de oro en sótanos, aquellos que aún parecían respaldarlos hace cincuenta años. ¿Cómo es posible esto? La mayoría del dinero es inventado de la nada cuando un banco te financia un crédito. Tecleado, sin más, en una pantalla, en un papel. Con su esperanza estadística de que nunca vaciaremos todos a la vez sus cajas fuertes trabajan con cantidades que realmente no existen. Como en la sobreventa de asientos para avión, overbooking; o el juego infantil de las sillas que se rodean bailando mientras no se interrumpa la música; que siempre son menos que bailarines. En el fondo se trata de un asunto de altitud, pirámides de clase. Nosotros, aquí arriba, públicos o privados, podemos emitiros dinero. Vosotras ahí abajo, no.

La iniciativa de Dinero Positivo consiste en que la creación de dinero no esté en manos privadas, ajenas al estado y a la gente, ciudadanía o pueblo. Y en esto las monedas sociales o complementarias coinciden, porque parece intolerable no saber de cuánto hablamos si hablamos del dinero, sangre del cuerpo social.




Kapital Truth

¿Como será el dinero en una colonia espacial, para unos cientos de personas? Hay recursos que se entropizan, se disiparán ahí, como la energía o la luz. Otros circulares, no hay más remedio que reciclarlos depurando, como el agua o el aire. ¿Podríamos hacer un dinero cuyo valor no se entropizara, una economía donde los precios no se inflaran? Cantidad de dinero siempre estable.

Kapital Truth es una moneda social electrónica educativa que premia las buenas valoraciones mutuas entre quienes la usan. Sirve para poblaciones que conviven cercanas. Kptl nos impone el rasgo severo de no admitir el anonimato. Valoramos con los mismos nombres con que nos tratamos en el mundo real, porque sirve a personas cercanas. Sirve para las habituales funciones del dinero: pago, cobro, ahorro, liquidación inmediata o reserva de valor futuro.

Las monedas no se crean al contestar preguntas sobre buenos valores y comportamientos ajenos. Están previamente en un depósito o tesoro común, en cantidad redonda y ostensible. A medida que las usuarias sentencian van saliendo monedas del tesoro común hacia personas. Cada medianoche, una vez cada 24 horas, el motor de reparto da las monedas merecidas a cada quien por tales valoraciones mutuas. Y ya pueden pagarse sus bienes y servicios cotidianos.

Si alguien pierde valoración ajena al cabo de unos días, también pierde monedas que vuelven al tesoro. Y al revés, si las valoraciones mutuas son tan espléndidas que no hubiera ya en el tesoro común merecidas piezas, entonces el motor de reparto retira una moneda a todo usuario para seguir repartiendo y reconociendo todo mérito. Y la cantidad total sigue estanca, ninguna moneda se pierde.

Tienes tres formas de probarlo. Si sabes configurar servidores, bájatelo gratis y lo instalas en uno tuyo. Si no sabes pero quieres administrarlo y proponerlo a un grupo humano, pídenos un alojamiento en nuestro sitio web al formulario de contacto. Y luego un simulador por si quieres descubrir el mecanismo y la panorámica de su motor de reparto.

Os animo a que redactéis en el simulador buenos valores y comportamientos que os gustarían para vuestro pequeño barrio, centro… Tormenta de ideas. Empiezas con la suspicacia de lo políticamente correcto, temiendo una frase demasiado inquisitoria, gazmoña. Kptl pide un estilo legislativo algo así como el de las buenas prácticas. Pero una vez que coges carrerilla te pueden salir decenas de ellos, referidos a los actos sociales de la mañana, de la noche, relativos a la energía, a los semovientes, a los residuos, a la estética de lo propio, a las conversaciones sobre lo mutuo compartido ―no juzga ítems privados, ni de salón, ni de aseo ni de alcoba. Sentencias comunes, sociales.―

Con la no muy social BTC posees una cadena, un código ―en cierto modo un archivo, como un jpg, o un pdf― que es tu divisa minada. En Kptl, al estilo de otras monedas sociales como las de Cyclos, conoces un dato, un número en tu pantalla: porcentaje de la riqueza total común que ayer ganaste por la confianza mutua de quienes te conocen. Puedes pagar de ese número a esas mismas personas.

En la página de Kapital Truth va completa toda la información, el contacto y el programa para servidores, y un simulador para jugar y comprender. El simulador permite mirar todos los datos propios y ajenos y el detallado proceso del reparto; a diferencia de la aplicación real que es discreta en su motor de reparto. Kptl no necesita una app propia ―se consulta sobre cualquier navegador desde cualquier dispositivo― pero sí precisa un servidor central para ser instalado, en lenguaje php.



No hay comentarios:

Publicar un comentario