Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

jueves, 9 de julio de 2015

Laudato Sí: La encíclica papal por el bienvivir.



Tras publicar su carta encíclica Laudatio Sí (Alabado seas), sobre el cuidado de la casa común, el papa Francisco, líder espiritual de los católicos, ha sido calificado por algunos de “peligroso” o “comunista”. El peligro es relativo, uno puede ser peligroso para unos, pero no para otros, en este sentido el papa Francisco puede ser peligroso. Por el contrario, tras leer la encíclica, puedo dar fe de que no es comunista, por el contrario, comparte varios de los puntos de vista que hemos expresado en esta asociación. Veamos algunos.

La destrucción ecológica es un motor importante, quizás el mayor, de la desigualdad. Es una idea que recorre transversalmente toda la encíclica, pero destacaría los siguientes párrafos.

La deuda externa de los países pobres se ha convertido en un instrumento de control, pero no ocurre lo mismo con la deuda ecológica. De diversas maneras, los pueblos en vías de desarrollo, donde se encuentran las más importantes reservas de la biosfera, siguen alimentando el desarrollo de los países más ricos a costa de su presente y de su futuro.

y

La pérdida de selvas y bosques implica al mismo tiempo la pérdida de especies que podrían significar en el futuro recursos sumamente importantes, no sólo para la alimentación, sino también para la curación de enfermedades y para múltiples servicios. Las diversas especies contienen genes que pueden ser recursos claves para resolver en el futuro alguna necesidad humana o para regular algún problema ambiental.

Como hemos dicho en otros artículos, no todos hemos emitido al aire la misma cantidad de CO2, y por lo tanto no nos hemos beneficiado de ello en el mismo grado. De la catástrofe climática no tiene la misma responsabilidad un magnate de la industria del petróleo, que un ciudadano occidental, y un ciudadano occidental no tiene la misma que un ciudadano pakistaní. Sin embargo, como si Dios hubiese escuchado a Francisco, una semana después de la publicación de su encíclica, una ola de calor, cuya frecuencia e intensidad aumentan con el cambio climático, acababa con la vida de 1.170 pakistaníes pobres.

Francisco también denuncia la imposibilidad de resolver estos problemas confiando sólo en la mano invisible del mercado.


En este contexto, siempre hay que recordar que « la protección ambiental no puede asegurarse sólo en base al cálculo financiero de costos y beneficios. El ambiente es uno de esos bienes que los mecanismos del mercado no son capaces de defender o de promover adecuadamente ». Una vez más, conviene evitar una concepción mágica del mercado, que tiende a pensar que los problemas se resuelven sólo con el crecimiento de los beneficios de las empresas o de los individuos.

y


Hay más sensibilidad ecológica en las poblaciones, aunque no alcanza para modificar los hábitos dañinos de consumo, que no parecen ceder sino que se amplían y desarrollan. Es lo que sucede, para dar sólo un sencillo ejemplo, con el creciente aumento del uso y de la intensidad de los acondicionadores de aire. Los mercados, procurando un beneficio inmediato, estimulan todavía más la demanda. Si alguien observara desde afuera la sociedad planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece suicida.

Una vez más, el papa ha sido profético, y en España la ola de calor disparaba la venta de aparatos de aire acondicionado. Personalmente yo ya se señalé en una ocasión que es ingenuo pensar que el aumento de los beneficios a corto plazo conduce de forma inexorable hacia un mayor bienestar social.

Tampoco le tiembla la mano a Francisco a la hora de describir las causas de la destrucción ecológica, que achaca a lo que denomina paradigma tecnocrático, una concepción estrecha y reduccionista de todo lo humano que considera la técnica, y por lo tanto el incremento del dominio sobre la naturaleza y el propio ser humano, el principio y el fin de la vida, un medio que se convierte en un fin en sí mismo. Hay que señalar, como ya lo hice en un artículo anterior, que este ideal es ampliamente compartido por personas de distinto espectro ideológico, en teoría enfrentados, al igual que católicos y protestantes se enfrentaron con saña durante el renacimiento. En palabras de Francisco:

Se tiende a creer « que todo incremento del poder constituye sin más un progreso, un aumento de seguridad, de utilidad, de bienestar, de energía vital, de plenitud de los valores »,83 como si la realidad, el bien y la verdad brotaran espontáneamente del mismo poder tecnológico y económico. El hecho es que « el hombre moderno no está preparado para utilizar el poder con acierto »,84 porque el inmenso crecimiento tecnológico no estuvo acompañado de un desarrollo del ser humano en responsabilidad, valores, conciencia.

y

Pero no podemos ignorar que la energía nuclear, la biotecnología, la informática, el conocimiento de nuestro propio ADN y otras capacidades que hemos adquirido nos dan un tremendo poder. Mejor dicho, dan a quienes tienen el conocimiento, y sobre todo el poder económico para utilizarlo, un dominio impresionante sobre el conjunto de la humanidad y del mundo entero.

también

Se volvió contracultural elegir un estilo de vida con objetivos que puedan ser al menos en parte independientes de la técnica, de sus costos y de su poder globalizador y masificador. De hecho, la técnica tiene una inclinación a buscar que nada quede fuera de su férrea lógica, y « el hombre que posee la técnica sabe que, en el fondo, esta no se dirige ni a la utilidad ni al bienestar, sino al dominio; el dominio, en el sentido más extremo de la palabra ».87 Por eso « intenta controlar tanto los elementos de la naturaleza como los de la existencia humana ».88 La capacidad de decisión, la libertad más genuina y el espacio para la creatividad alternativa de los individuos se ven reducidos.

y añade

La cultura ecológica no se puede reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales a los problemas que van apareciendo en torno a la degradación del ambiente, al agotamiento de las reservas naturales y a la contaminación. Debería ser una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático. De otro modo, aun las mejores iniciativas ecologistas pueden terminar encerradas en la misma lógica globalizada. Buscar sólo un remedio técnico a cada problema ambiental que surja es aislar cosas que en la realidad están entrelazadas y esconder los verdaderos y más profundos problemas del sistema mundial.

En definitiva, es fútil pensar que propuestas como las de Robert Pollin a Podemos, a pesar de su innegable valor, puedan resolver el problema por si solas. No digo que no sean útiles, al contrario, estoy convencido de que sí lo son, pero como diría Henry David Thoreau, quizás sea más efectiva una persona golpeando la raíz del mal que mil podando las ramas. Y atacar la raíz implica preguntarse por los fines de la vida humana, y no por los medios. Si pensamos que tal y como nos contó Teresa Belton, la felicidad está en crear y no en consumir, habría que pensar en que el objetivo de una sociedad buena tendría que ser dar a sus miembros la autonomía para que hagan de su vida una obra de arte. Para ello la sociedad industrial debe reorganizarse, con medidas como el cambio de sistema monetario, y de forma más general, el conjunto de medidas que proponemos en nuestra página web o en nuestro Programa para una Gran Transformación.

13 comentarios:

  1. Un gran artículo y una encíclica esperanzadora sobre todo por un motivo: porque puede romper la separación entre creyentes y ateos o agnósticos-tan fuerte en España-, y encontrar que sectores de unos y otros, desde la diversidad de creencias, podemos unir fuerzas para encaminarnos hacia un nuevo mundo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús:
    Hablé de tu artículo a Vision"Z" de Bolivia ,periódico donde también colabora algunas veces Mikel Itulain y solicitan tu permiso para poderlo imprimir.
    Tanto tu artículo como el audio de Ampliando el debate dedicado a la encíclica me parecieron extraordinarios. Un abrazo y espero respuesta .Gracias Jesús.
    Un abrazo desde Latinoamérica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tmarin,

      Por supuesto será un honor para nosotros que publiqueis el artículo en Vision "Z", nombrando al autor y a la asociación.

      un abrazo desde Madrid, y mucha suerte

      Eliminar
  3. Mucho me temo que es más una encíclica del Papa que de la iglesia católica.

    Celebraré estar equivocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero no deja de dar visibilidad a planteamientos hasta ahora poco conocidos. Es algo positivo.

      un saludo,

      Eliminar
  4. El último párrafo que has seleccionado me parece el más significativo porque con él va más allá de hacer suya la preocupación por el medio ambiente, y asume honestamente la verdadera dificultad y la verdadera necesidad: la emergencia de una nueva cultura compartida. (Y además lo hace pidiéndola, sin impartir doctrina a partir de dogmas previos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ecora,

      Sin duda la esencia de su mensaje es esa, el origen del mal es el paradigma tecnocrático, la solución a él no vendrá de nueva tecnología, sino de la cultura, espiritualidad, etc. Un mensaje radical, sin duda.

      un saludo,

      Eliminar
  5. Muy bien por el Papa y eso pero, el control de la superpoblación para cuándo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Anónimo,

      La superpoblación ya no se puede controlar. Si queremos que no llegue a los 10.000 millones, lo ideal es dar educación y trabajo a las mujeres ¿Quién lo va a hacer? ¿Con qué dinero?

      un saludo

      Eliminar
  6. El propio Jesús a través de Juan anunció en Apocalipsis que esto iba a suceder antes de su venida y quién lo va a parar cuando el propio Dios ha sentenciado a la humanidad a su desaparición?? La humanidad está en el fin de la historia y creemos que se va a frenar el cambio climático por que alguien lo desee ?? No, esto ya se acaba. O estás con Jesús o te irás a la perdición, rechazemos éste mundo pecador y unámonos a Jesús para ir a la eternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Anónimo,

      El mensaje del papa Francisco no es ese. No confundamos religiosidad con milenarismo.

      un saludo,

      Eliminar